Chica con piel con acné
[ Cuídate ]

Cómo tratar naturalmente la piel con acné

La grasa de la piel es buena para mantener su salud pero, si tu cuerpo comienza a producir demasiada, entonces se producirán problemas como el acné y las manchas cutáneas. Además de que una piel con acné no resulta cómoda ni estética.

En la actualidad, se sabe que la genética puede ser una de las principales causas de la piel grasa, así como los cambios en los niveles hormonales.

Remedios para la piel con acné

 Mascarilla de barro

Mascarilla de barro negro

El barro es muy útil para reducir la grasa en la piel. Estas mascarillas ayudan a cerrar los poros y eliminar las células muertas mientras eliminan la grasa de la piel y le devuelven su vitalidad.

Toma 3 cucharadas grandes de tierra y añade agua hasta hacer una pasta fina. Aplica esta pasta de barro sobre tu rostro y déjalo así durante 20 minutos. Al terminar, enjuaga tu cara suavemente con agua y si notas residuos, puedes utilizar una barra de jabon avene, el cuál es especialista para las pieles acnéicas.

Continúa regularmente con este remedio, al menos una vez por semana.

 Vinagre

El vinagre es otro de los productos con los que puedes contar para reducir la grasa de tu piel. Este es un elemento que funciona como exfoliante natural y te ayudará a mantener la salud de tu piel.

También ayuda a mantener el equilibrio hormonal de tu cuerpo para que tu piel no continúe siendo tan grasa. Toma un poco de vinagre y algodón. Sumerge el algodón en la solución de vinagre y aplícala sobre la piel antes de irte a dormir.

Déjala sobre tu rostro durante unos 5- 10 minutos y luego lávalo con agua fresca. Repite esto durante tres semanas para que veas los resultados.

Cuando haga calor, puedes congelar el vinagre y aplicarlo sobre tu rostro en forma de cubitos de hielo, esto evitará que tengas la piel seca. No solo te refrescará, sino que te ayudará a deshacerte del exceso de grasa de tu piel.

Hidrátate

Chica tomando agua

Bebe suficiente agua en el día para que tu piel se refresque y rejuvenezca constantemente. Incluye frutas frescas y vegetales en tu dieta para que puedas desintoxicar tu cuerpo.

Prioriza el consumo de alimentos ricos en enzimas como la piña, la leche o la calabaza, los cuales son muy útiles para disolver la grasa y eliminar la suciedad de la piel.

Otras frutas muy recomendadas son la papaya y el melón de agua, pues son muy beneficiosas tanto cuando se aplican directamente sobre la piel como cuando se consumen crudas.

 Jugo de limón

Los cítricos, en especial el limón, son muy buenos para el tratamiento de la piel grasa. Si los utilizas, podrás rejuvenecer y revitalizar tu piel. Corta un limón y exprímelo para extraer su jugo.

Añade una cantidad similar de agua y mezcla bien. Aplica esto sobre tu cara y déjalo unos minutos hasta que se seque. Cuando se seque, enjuaga tu rostro con agua tibia y, luego, con agua más fría.

Esto te ayudará a refrescar tu rostro y eliminar el exceso de grasa. También puedes añadir una cantidad similar de jugo de limón y de pepino. Mézclalo bien y aplícalo sobre tu rostro durante algunos minutos antes de darte una ducha. ¡No olvides usar cremas humectantes después!

 Usa jabones de glicerina

Aplica aloe vera sobre tu rostro para absorber el exceso de grasa y limpiar los poros de tu piel. No te apliques productos muy hidratantes. Si tu pelo también es graso, es aconsejable que lo mantengas alejado del rostro.

No te toques la cara con las manos. Al menos, no demasiado. Enjuaga tus instrumentos de maquillaje al menos una vez por semana.

Utiliza cosméticos a base de agua para evitar la acumulación de maquillaje sobre tu piel, lo cual hace que seas vulnerable a problemas como el acné y los granos de la piel.

 Un consejo final

Evita el consumo de perfumes artificiales, colorantes, químicos sintéticos y otros aceites minerales para que puedas controlar los niveles de grasa de tu piel. Prioriza el consumo de productos naturales y caseros.

Sigue estos consejos y notarás grandes cambios en tu piel con acné sin tener que experimentar desagradables efectos secundarios.

Etiquetas: