cuidados para el colesterol
[ Cuídate ]

¿Qué es el colesterol? ¡Checa esto!

Al contrario de lo que se puede pensar, el colesterol es una sustancia importante para el funcionamiento de nuestro organismo.

Gracias a este lípido nuestro cuerpo es capaz de sintetizar ciertas hormonas y la vitamina D, entre otras funciones. Es cuando se encuentra en cantidades excesivas que se convierte en una amenaza para la salud.

El colesterol es un tipo de esterol (lípido) que se encuentra presente en las células y tejidos tanto de los seres humanos. Si bien en exceso es perjudicial para la salud, es fundamental para la vida de las células, ya que permite la entrada y salida de sustancias en estas.

La producción de colesterol en nuestro organismo está a cargo del hígado, aunque una buena parte también ingresa al cuerpo a través de los alimentos.

Los tipos de colesterol

En nuestro organismo podemos encontrar dos tipos de este lípido: colesterol de Alta densidad o HDL (por su nombre en inglés) y de Baja densidad, o LDL. Asociados a estos, casi siempre escuchamos a hablar de los triglicéridos, una sustancia diferente al colesterol.

Si bien estos elementos pueden sonar como que son lo mismo, en realidad son bien diferentes:

El colesterol de Baja Densidad (LDL), también conocido como el “colesterol malo”, es aquel que viaja por las arterias y se adhiere a las paredes de esta. Siendo uno de los responsables de enfermedades como la aterosclerosis o los ataques al corazón.

El colesterol de Alta Densidad (HDL), que conocemos como el “colesterol bueno”, es el que transporta al “malo” de regreso al hígado, en donde será eliminado, evitando su acumulación en nuestro organismo.

Los triglicéridos, en tanto, son un tipo de grasa que el cuerpo procesa desde los alimentos y que es el “combustible” de nuestros tejidos y músculos. Sin embargo, en exceso -y al no ser utilizados- se convierten en grasa.

¿Por qué debemos monitorear los niveles de colesterol?

Conocer los niveles de colesterol en nuestra sangre es clave para entender cuál es nuestro riesgo de desarrollar enfermedades como la arteriosclerosis o de sufrir un ataque al corazón.

Estudios indican que las enfermedades cardiovasculares son la principal causa de muerte en todo el mundo. De acuerdo a la Organización Mundial de la Salud (OMS), las probabilidades aumentan cuando está asociado a otras patologías como la diabetes o la obesidad.

Los principales peligros que presenta la arteriosclerosis es el endurecimiento de las arterias, facilitando la formación de trombos y, por consiguiente, provocando accidentes cerebrovasculares, anginas de pecho o infartos al miocardio.

Esta enfermedad, en las arterias más pequeñas, también impide la irrigación sanguínea normal de los órganos, pudiendo incluso producir una insuficiencia renal.

cuídate del colesterol

¿Cómo controlar y disminuir los niveles de colesterol en la sangre?

Un estilo de vida sedentario, la mala alimentación o la presencia de antecedentes genéticos son antecedentes que tienen directa relación con el desarrollo de altos índices de colesterol.

Sin embargo, podemos implementar pequeños cambios en nuestro estilo de vida que seguro harán la diferencia en nuestra salud.

Es importante siempre tener un glucómetro en casa pues este nos ayudará a medir los niveles de azúcar en la sangre y detectar si es peligroso para nuestra salud o no, cuida de tu cuerpo y tu salud.

Mantén una dieta saludable:

Se recomienda tener una alimentación baja en grasas saturadas y trans, alta en frutas y verduras (ricas en fibra). carnes magras, granos, cereales y algunas fuentes de grasa insaturada, como la palta, el aceite de oliva o las nueces.

Realiza ejercicio con regularidad: bastan solo 30 minutos de actividad física al día para que nuestro colesterol bueno aumente.

Elimina el tabaco: el consumo de cigarrillos, o ser fumador pasivo, afecta a nuestras arterias, contrayendo los vasos sanguíneos y aumentando las posibilidades de un bloqueo.

Controla tu salud periódicamente: si tienes patologías como hipertensión o diabetes, debes tener presente que ambas son factores de riesgo para las enfermedades cardiovasculares.

Si presentas altos niveles de colesterol, tu médico también puede recetarte medicamentos que contribuyen a la disminución del colesterol de baja densidad en nuestro organismo.

Etiquetas: , ,