¿Sabes que es la tendinitis y cómo prevenirla?

mujer con tendinitis

Hoy  vamos a hablar de la tendinitis y de su tratamiento. La tendinitis, como su propio nombre indica, es una inflamación de lo tendones.

Son unas estructuras fibrosas, que su función es unir los músculos y los huesos. Se suele dar en el ámbito deportivo o en el ámbito laboral, por sobrecarga o esfuerzos repetitivos.

¿Como ocurre?

También se puede dar por envejecimiento o por desgaste, que nos pasará a todos cuando lleguemos a la edad adulta.

Un esfuerzo repetitivo o una sobrecarga en una zona de tu cuerpo puede provocar que algunos músculos trabajen más que otros, debilitando la zona de los tendones. Te contamos cómo recuperarte de una tendinitis.

El objetivo del tratamiento de la tendinitis es principalmente aliviar el dolor y, al mismo tiempo, reducir la inflamación. Para ello, hay que comenzarlo cuanto antes mejor.

Se utilizan antiinflamatorios no esteroideos (como diclofenaco, ácido acetilsalicílico, ibuprofeno, entre otros), tanto por vía oral como tópica; en el último caso en forma de crema o gel para frotar sobre la superficie lesionada.

Algunos tips

También se debe intentar reducir al máximo la movilidad de la zona afectada, utilizando una férula o un dispositivo ortopédico removible.

La aplicación de calor o frío (en torno a 20 minutos) en el área afectada también alivia el dolor. La recuperación puede oscilar entre unos días y unas pocas semanas, en función de la zona afectada y la gravedad del caso.

En los casos en los que el dolor no remite, se recurre a una inyección de glucocorticoides en la vaina del tendón afectado que comúnmente se denomina infiltración.

¿Conviene buscar más alternativas?

Diversos estudios señalan que la terapia convencional no invasiva de estimulación eléctrica transcutánea del nervio, obtiene mejores resultados que la inyección de glucocorticoides.

Una vez que pase el dolor, es necesario que el paciente con tendinitis realice fisioterapia de estiramiento y fortalecimiento del músculo y el tendón, para mejorar la cicatrización y prevenir lesiones futuras.

En ocasiones se recurre a la cirugía para limpiar el área afectada y disminuir la inflamación. En casos crónicos, la eliminación de la sección del tendón afectada con cirugía da buenos resultados.

El tratamiento va encaminado a disminuir los síntomas, estos síntomas son, dolor e inflamación, con el movimiento y, sobretodo, por la noche. Los que han sufrido tendinitis saben lo mal que se pasa por la noche. Las más comunes son las del la mano y el dedo, el codo, el talón de Aquiles o el hombro.

Recuerda que la tendinitis es una lesión muy complicada. Produce mucho dolor y no es fácil de curar. Por lo tanto, en el momento que tengáis alguno de estos síntomas, debéis de acudir a un médico para que valore el tratamiento y te oriente con algún fisioterapeuta.